sábado, 17 de enero de 2015

Don't wanna hide the truth


          Nunca me olvidé de lo que fuimos, aunque pueda parecerlo. Nunca dejé de creer en que algún día todo volvería a ser como antes. Tal vez ahora, por primera vez, pueda replanteármelo. Simplemente porque hace ya tiempo que conseguí seguir adelante.
          No te confundas, no estoy hablando de odio ni de olvido. Lo que ha ocurrido no es otra cosa, supongo, que un cambio de actitud. De visión de la vida y del lugar que los recuerdos ocupaban en mi mente cuando tú aún estabas aquí.
          No quiero que creas que las cosas fueron sencillas o que conseguí pasar página con facilidad. No quiero que pienses que ya no me importas ni que te cuestiones si me importaste alguna vez. No quiero que dudes de que eso nunca ha sido así. Y lo sabes. Sabes que siempre he estado ahí y que todo lo que he hecho lo he hecho por algo. Nada ocurre sin una razón. Y mucho menos algo como lo nuestro. ¿No crees?
         Fui feliz. Lo fui, durante mucho tiempo, más del que tardé después en recuperarme. Y te lo agradezco de verdad. Nunca podré odiarte porque sé que la mayor parte de la culpa es mía.
         Eso no hace que duela menos.

        Y ahora, ahora que todo ha cambiado, ahora que yo sigo con mi vida y tú con la tuya, pienso en todo aquello que fue y que ya no volverá, en una bonita historia de la que no había sido consciente hasta ahora. El tiempo enfría la mente y ahoga las penas. El frío me deja pensar con más claridad. No recuerdo cuando empecé a sentir esta indiferencia pero, objetivamente, lo que nosotros vivimos estuvo bien. Tampoco me arrepiento de que terminara. Había llegado el momento.

        Piensa en la vida que te gustaría vivir y hazla real. Planifica tu mundo y créalo. Soñar es importante, porque desde algún punto se ha de partir. Yo creo que hasta ahora no hay nada de lo que pueda arrepentirme. Nada que haya dejado sin hacer, aunque aún me queden muchas cosas por cumplir. Creo que incluso estos días en los que el mundo se me echaba encima y las nubes tapaban todo lo que se extendía más allá de mis ojos han sido necesarios. Visto desde aquí, han sido una experiencia que, aunque no quiera repetir, me ha enseñado muchas cosas. Es inevitable sufrir por otra gente, pero no deberíamos permitirlo. Podemos ser felices así.
      Te he querido tanto que no sé si algún día podré volver a arriesgarme así, Es tan increíble la fragilidad con la que se desarrollan las cosas, la facilidad con la que cambian cuando todo estaba bien.
      Solo espero que, después de todo, tú también hayas conseguido seguir adelante. Que te haya costado. Y que creas que lo nuestro verdaderamente fue real. Es mejor así.
       Es mejor que ahora, cada paso que marca nuestro presente se aleje un poquito más de aquello que, después de todo, anidará en nuestros recuerdos como lo que algún día fuimos y tuvimos que dejar marchar.
       Es mejor que nuestro futuro pueda estar por fin libre de remordimientos. Libre de arrepentimientos.
       Es mejor que nuestro futuro pueda ser libre al fin.

No hay comentarios: